Inicio   Cómo conocer a Dios   Cómo seguir a Cristo   Cómo compartir tu fe en Cristo   Otros

switch to English

Alzad vuestros ojos, mirad los campos, ya están listos para la siega (Juan 4:35)

Índice   Quienes Somos   Actividades   Recursos   Apoyo   Tienda   Ayuda Espiritual

Cómo tener paz con Dios

En nuestro tiempo tan lleno de inseguridad, ansiedades e interrogantes, todo el mundo desea la paz, la paz como ausencia de guerra, la paz con el prójimo, la paz consigo mismo.

La verdadera paz viene a nosotros cuando reconocemos nuestros pecados, la soberbia, autosuficiencia etc. y aceptamos el sacrificio de Jesucristo en la cruz a favor nuestro.  "Justificados por la fe, tenemos paz con Dios por medio de Jesucristo" (Romanos 5:1).

El sacrifico de Jesucristo nos reconcilia con Dios y produce en nuestros corazones un sentimiento real de gozo y paz, aún en medio de circunstancias desfavorables.  "Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo" (Romanos 15:13).

Algunos textos de las Escrituras que nos pueden ayudar a mantener la paz del Señor:

* Salmo 37:1 "No os angustiéis."

* Salmo 37:3 "Confiad en el Señor."

* Salmo 37:4 "Deleitaos en el Señor."

* Filipenses 4:6 "No estéis afanosos."

* Filipenses 4:6 "Levad todo en oración."

* Filipenses 4:6 "Agradecidos por todo."

La promesa del Señor nos asegura su paz "Y la paz de Dios que sobrepasa todo vuestro entendimiento, guardará vuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús" (Filipenses 4:7).

Cómo leer la Biblia

La Biblia misma sostiene que es la Palabra de Dios, escrita por hombres inspirados por Dios en diferentes épocas y tiene el poder de transformar la vida de las personas que sinceramente buscan a Dios.  "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2ª Timoteo 3:16).

Se puede empezar a leer la Biblia por el evangelio de S. Juan y continuar por el Nuevo Testamento para seguir con el Antiguo Testamento o alternar Antiguo y Nuevo Testamento.  Se puede comprar una versión moderna de la Biblia para entender mejor el texto.

Cómo encontrar ayuda en la Biblia

Al leer la Biblia es muy importante pedir a Dios (orar) que nos ayude a entender lo que leemos, y también que nos de fe: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a El crea que le hay y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:6).

Diversos textos de las Escrituras nos pueden ayudar en:

* Aflicciones: Salmo 34:19

* Ansiedad: Filipenses 4:6-7

* Consuelo: Salmo 23

* Sufrimiento: 2ª Corintios 12: 9-10

* Tentaciones: Santiago 1:13-14

* Preocupaciones: 1ª Juan 5:14-15

* Seguridad: Juan 3:16

"Porque las cosas que se escribieron antes para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza" (Romanos 15:4).

 

Cómo vencer el pecado

Aunque la palabra pecado no es popular hoy día, el pecado es una triste realidad que vive la sociedad, el ser humano.

En la Biblia una de las definiciones de pecado es "errar al blanco", como si disparamos una flecha y esta se desvía de su destino.  Hemos sido creados por Dios para tener una relación con El, y el prescindir de esta relación es lo que la Biblia llama pecado "fallar al blanco".

En la sociedad, en la vida, en nosotros mismos se ve la realidad del pecado: las malas relaciones, el rencor, odio, maltratos y mil problemas mas que están ahí y que nos afectan de muchas maneras.  "Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles, no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno" (Romanos 3:12).

El pecado afecta nuestra relación con Dios, con el prójimo y con nosotros mismos, quita la paz, divide la personalidad.

Esta realidad del pecado es la razón por la que Jesús vino al mundo a morir en la cruz y pagarlo por nosotros, "porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en él crea no se pierda mas tenga vida eterna" (S. Juan 3:16).  Esta es la esperanza para nuestras vidas, el comienzo de una vida con Jesucristo, venciendo al pecado y contando con sus recursos para cada circunstancias en las que nos podemos encontrar.

Porqué hay sufrimiento en el mundo

Cuando vemos tanto sufrimiento en el mundo, podemos preguntarnos ¿dónde está Dios? ¿por qué lo permite?

Para muchas de las preguntas que se hacen sobre el sufrimiento no hay respuestas fáciles y sencillas, pero lo que sí sabemos es que Dios no es el causante del sufrimiento ni le alegra que suframos.

Mucho del sufrimiento está provocado por el propio ser humano: las guerras, el deterioro de la naturaleza, la manipulación de los medios de comunicación que fomentan la violencia en los niños y mayores, etc.  Jesús dice: "Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias" (S. Mateo 15:19).

La solución, hasta donde puede ser, empieza por cada uno personalmente; Jesús nos invita a poner nuestras cargas en el: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar" (S. Mateo 11:28).  Creemos que esta invitación de Jesús incluye cualquier situación de nuestra vida, entre ellas, el sufrimiento, en la confianza de que él nos ayudará y estará con nosotros.

Qué es el consuelo verdadero

La Palabra de Dios dice: "Consolaos, consolaos, pueblo mío dice vuestro Dios" (Isaías 40:1).

La Biblia nos presenta a un Dios que nos ama, se interesa por nosotros y nos invita a acercarnos a Él: " A todos los sedientos: venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed.  Venid, comprad sin dinero y sin precio vino y leche." (Isaías 55:1).

Dios quiere acercarse a nosotros para darnos vida, propósito y consuelo.  En la circunstancia por la que pasemos nos invita a venir a Él y recibir el descanso y consuelo que necesitamos: "Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia" (S. Juan 10:10).

La consolación que Dios nos puede dar aquí en este mundo es solo una muestra de lo que será eternamente en el cielo, donde: "Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron" (Apocalipsis 21:4).

Es el consuelo verdadero para los que hemos aceptado a Jesucristo como nuestro Salvador y Señor.

decision@e-decision.org c/ Mequinenza, 20; 28022 Madrid; España  Tlfo. (+34) 91-742-79-11 Mapa del Sitio